Nuestro Mundo Cambio

Es difícil no hacerse la pregunta… ¿Y ahora, a donde nos dirigimos? Sera que seguiremos sin saber cómo fue que llegamos aquí y a dónde vamos? ¿Sin rumbo? Llego esta crisis mundial que cambió el rumbo de nuestras vidas y hasta ahora no se visualiza una solución.

Es fácil ayudar a nuestra familia, incluso a nuestros vecinos o a las personas que conocemos. Es fácil porque como humanos sentimos y podemos empatizarnos con ellos. El dolor de nuestro prójimo también nos deja un toque de dolor en nuestro corazón. El problema es que hoy entre los 7.5 billones de habitantes en este mundo, las otras 7,499,999,000 personas simplemente no nos importan. No las conocemos, muchas ni las veremos o sabremos directamente de ellas entonces para que importarnos de ellos. Es casi como si no existieran. Hacemos partes de empresas gigantes y si seguimos el camino de estas grandes empresas egoístas vamos a terminar en la destrucción del mundo. Nuestra naturaleza está si20170317_165939endo aniquilada y detrás de ella estamos nosotros, nuestro individualismo y egoísmo nos ha llevado a encontrar eso que nos hará sentir completos y muchas veces comenzamos con lo material.

Como ciudadanos de países más afortunados nos acostumbramos una vida artificial. ¿Y porque no? Como tendemos a ver lo artificial luce ser más fácil y definitivamente más rápido. Llegamos aquí de vacaciones por un paseíto corto de menos de 100 anos y nuestro problema no es arreglarle los problemas a los próximos que vendrán. Y entre eso malgastamos, desperdiciamos, dañamos, no solo al mundo alrededor de nosotros, pero a nosotros mismos. Fácil gritarle al que nos cortó en tráfico, fácil comer la comida chatarra, fácil en pensar solo por hoy y solo por uno mismo. ¿Y, además, exactamente que más podrías hacer? La verdad es que hay mucho que una persona puede hacer.

En este momento les invito a hacer un inventario propio. ¿Te hace falta dinero? ¿Estas enfermo y no puedes ir corriendo al hospital? ¿No logras encontrar papel higiénico y agua en el supermercado? ¿Te sientes solo y triste encerrado en casa? Si eres de los pocos que de ninguna manera te ha afectado esta crisis mundial entonces te felicito y te invito a que ayudes a los otros ser tan bendecido como tú lo eres. Para los que pueden contestar “si” a una o más de estas preguntas te quiero decir que esto pasara, que tu temporal no es permanente y que eres bendecido con solo poder decir que vives en este país.

Pero también te digo que todos los días alguien pasa hambre, dolor, falta de recursos y comida, tristeza e incertidumbre. Esto es lo común en un gran porcentaje de nuestro mundo. Si tu no estás dispuesto a ayudar a estas personas como puedes esperar que algo o alguien te dará la mano en estos momentos. Solo puedo pedir que arranques dando un ejemplo. Dale comida al mendigo que vez todos los días en camino al trabajo, ábrele la puerta a la señora con el coche entrando a tu edificio, ofrece un oído al viejito que se sienta solo en el parque todos los fines de semana y más que todo aprende a sentir con el corazón como cuando eras niño y cada sentimiento lo sentías multiplicado por cien. Básicamente lo que te pido es que en este mundo lleno de locuras y problemas nunca te olvides en ser humano. Es lo mínimo que puedes ser.

Con eso dicho si necesitas una cónsula o alguna otra cosa por favor no dudes en contactarnos, estamos para servir.